Otoño en Benidorm

Por | 15 octubre, 2014 | 0 comentarios

El otoño a priori nos parece una estación un tanto extraña. Acaba de finalizar el verano y echamos de menos su sol y sus playas, y aún no ha llegado el invierno, que trae paso a la nieve en esas zonas del norte del país, e incita a hacer deportes que disfruten de ella, tales como el sky.

Pues bien, al contrario de lo que parezca, el otoño es una época ideal para planificar tus vacaciones.

En concreto si lo haces a nuestra ciudad, Benidorm, te sorprenderá encontrar todavía unas temperaturas de lo más agradables. El sol sigue estando presente cada uno de los días, y las temperaturas son las perfectas para no pasar ni calor ni frío. Los días siguen teniendo una duración media, pues aún oscurece a media tarde, y además, podrás disfrutar de las ventajas que comporta realizar un viaje a una ciudad en temporada baja. Verás que sigue habiendo muchísimo ambiente (pues este no cesa en ningún momento del año), pero con menos aglomeraciones, lo que hace más fáciles tus visitas y búsqueda de aparcamiento. Además, generalmente, las tarifas que encontrarás en temporada baja, suelen ser menores de las que dispondrías en verano.

Si bien es cierto que ya no es época de bañarse en la playa ni en la piscina, las opciones para pasártelo en grande en Benidorm no terminan ahí.

Te proponemos unas cuantas:

–          Playas. Las playas las puedes seguir visitando igual. Con la única diferencia de que ya no te podrás bañar en ellas. Sin embargo, estás en la época ideal para dar un paseo descalzo por ellas, o correr por la orilla; sobre todo por las mañanas, donde el sol calienta pero no quema.

–          Miradores. Sin el calor excesivo propio del verano. Es el momento ideal para que te asomes al céntrico mirador del “Balcón del Mediterráneo”, tanto de día como de noche.

También el Mirador situado en lo alto de la Cruz puede ser una buena opción. Los atardeceres otoñales son preciosos, y desde un punto como éste, incrementan su belleza tres veces más.

–          Rascacielos. Benidorm es una de las pocas ciudades españolas compuestas por edificios de más de veinte pisos, por tanto, no es algo que veamos todos los días. Te animamos a que visites alguno de los más importantes, donde  en su mayoría podrás subir mediante ascensores panorámicos y disfrutar de unas inmejorables vistas en la cafetería que muchos de ellos tienen en su terraza o última planta. Te recomendamos: el hotel Bali, la torre de Lugano, y los edificios Kronos e In Tempo (este último aún se encuentra en construcción). Una experiencia “altamente” diferente.

–          Turismo cultural. Visita el casco antiguo de Benidorm. Se encuentra entre las dos playas y contiene múltiples tiendecillas y bares de tapas, donde además puedes aprovechar para probar la gastronomía típica de la zona, basada en tapas y raciones mediterráneas, ricas en pescado y alimentos del mar. En esta zona se encuentran también situadas distintas iglesias, que puedes aprovechar para visitar. Algunas de ellas son la Parroquia de San Jaime, Parroquia del Buen Pastor, Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, Parroquia de Nuestra Señora del Mar, Parroquia de San Francisco de Asís, y Parroquia de Nuestra Señora de la Almudena.

–          Rutas de montaña. Para los que os gusta el deporte, ¡esta es vuestra temporada estrella! Ya que en verano, las altas temperaturas no permiten visitar la montaña como quizá convendría, el otoño es una época ideal para explorarla. Subiendo por la zona de la Cruz del Rincón de Loix, llegamos a la Sierra Helada, que se adentra varios km, dando lugar a diversas rutas que podrás llevar a cabo y disfrutar del senderismo con las mejores vistas.

–          Espectáculos y Parques de Ocio. Durante el otoño tienen lugar espéctaculos con la misma frecuencia que en verano, si bien pueden variar, en ocasiones, su programación o contenido. Los parques de ocio funcionan de igual manera, si bien cambiando su horario. El único que cierra es el parque acuático Acualandia. Pero puede ser una buena época para acudir a otros como el Castillo Medieval de Alfaz del Pi.

–          Mercadillos. A todos nos gusta echar una ojeada por los puestecitos de mercadillo, pero hay que destacar que en pleno verano, con el sol pegando encima, la cosa se vuelve bastante desapetecible. ¡Estamos en la época perfecta!   Así que si tienes ganas de realizar unas compras al mejor precio, te recomendamos varios de ellos, situados en diferentes zonas de la ciudad.  Los más importantes son: Mercadillo de Foietes (situado junto al polideportivo de Foietes, y con un horario de  8 a 13,30 h cada miércoles), el mercadillo del Pueblo (en la avenida de Bernat de Sarrià), y el mercadillo de El Cisne (en la carretera nacional N-332). Este último destaca porque ofrece antigüedades.

–          Fiestas Patronales. Un evento que no te puedes perder son las Fiestas Mayores  Patronales De Benidorm. Es algo que caracteriza enormemente a nuestra ciudad en esta temporada, ya que tienen lugar en pleno otoño. Es un  reclamo para muchos turistas, que de manera casual se han encontrado en la ciudad durante su celebración, y que, tras vivirlas con la pasión propia de los benidormenses, han decidido volver a la ciudad en la misma fecha.

Estas fiestas, se celebran en honor a los dos patrones de la ciudad: San Jaime y  La Virgen del Sufragio. Cuenta la leyenda que sobre el siglo XVIII, se encontró un barco en la playa que había naufragado. Las personas del pueblo lo quemaron para hacer desaparecer posibles enfermedades que éste portara, encontrando entre las cenizas una imagen de la Virgen del Sufragio.

Estas fiestas son de lo más completas, destacando la agrupación de las personas del pueblo en peñas, que se reúnen en casetas o garajes para la celebración de los actos. Algunas peñas permiten el paso de los turistas, y los animan a participar con ellos en este evento cultural.

En cuanto a actos, son unas fiestas d lo más completas: ¡no te dará tiempo a aburrirte! Las calles de Benidorm se llenan de ruido, luces, música y color, mediante cabalgatas, procesiones y espectáculos. Destaca la escenificación del hallazgo de la Virgen en la Playa de Poniente, no podrás evitar emocionarte. También se celebra una romería y una ofrenda de flores en honor a la Virgen, así como diferentes misas.

Se implanta un recinto ferial en la entrada sur de la ciudad,  donde se colocan diversas atracciones (los viernes cuestan solo un euro), puestos de artesanía y de alimentos dulces, castañas y patatas asadas.

En la plaza de Toros se realizan novilladas a tan solo diez euros, que ofrecen clases de inicio al toreo para todos aquellos que compren la entrada.

Desfiles de palomas y  de caballos (a cargo del  ganador del programa  “Tú sí que vales”, Santi Serra.

La comida también goza de protagonismo, celebrándose el tradicional concurso de “Arròs con fesols” en el Rincón de Loix; sardinada y chocolatada para todos aquellos que asistan.

Entrada de bandas y sobre todo, mucha pólvora. Numerosos espectáculos pirotécnicos cargados de sonido, ruido atronador y mucho color; mascletá digital, fuegos artificiales aéreos y en el agua, castillos e incluso pirotecnia sorpresa a cargo de expertos valencianos.

Destaca también el desfile del Humor, uno de los más característicos, y el desfile de Correfocs, espectáculo de fuego.

Para los más pequeños, se realizan múltiples actividades: teatros, actuaciones de personajes tales como Ronald McDonald, traca de caramelos, mascletá infantil y desfiles de carrozas.

Y para los jóvenes y amantes de la música, se contará con la actuación de grupos nacionales de pop-rock, así como de la actuación de Fangoria, que tendrá el placer de visitarnos este año.

Así que ni te lo pienses, del  8 al 13  de Noviembre conviértete en un benidormense más ¡y ven a celebrar estas fiestas con nosotros! ¡En Hotel Carlos I/ Centromar estaremos encantados de recibirte!

Puedes consultar mayor información pinchando aquí.

Categorías: blog

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*

Ofertas & Escapadas

Lanzamos ofertas periódicamente. Visítenos pronto para no perdérselas.