Benidorm y Gabriel Miró

Por | 4 enero, 2016 | 0 comentarios

noticias enero 2016 hoteles_gabriel-miroMiguel Ángel Lozano, un estudioso de Gabriel Miró, nos ilustra sobre la génesis de la última novela del escritor oriolano “Años y leguas”.

“El libro fue creciendo a lo largo de siete años, desde su concepción en 1921 hasta su publicación en 1928; y sus capítulos fueron viendo la luz, en diferente estadio y con diferente orden, en un par de periódicos”.

La novela es un magnífico retrato de la época relatando lo que un tal Sigüenza va encontrándose en su caminar. Uno de sus capítulos se titula “Benidorm. Un extranjero. Callosa” y es oportuno, como el resto del libro, para leer mientras se descansa, por ejemplo, en el Hotel Centro Mar, junto a la piscina.

Escribe Miró:Benidorm sumergido entre azules perfectos mediterráneos. Una gracia, una felicidad inocente de claridades que, como la felicidad y la inocencia de los hombres, daba miedo de que se rompiesen. Azules nuevos, como recién cortados; azules calientes, azules de pureza. Esa pastosidad y esa levedad de la luz se originaban de la armonía de todo lo que constituye y es Benidorm, aun antes, mucho antes de serlo. Lejos, en el fondo, se estampan las grandes montañas, y desde allí hasta el pueblo nada contiene ya el vuelo combo del espacio”.

Es verdad que Benidorm se ha transformado en casi un siglo que ha transcurrido desde que las evocaciones del escritor se trasladaban al papel prensa, pero no es menos verdad que hay conceptos que permanecen inalterables: azules perfectos, felicidad inocente, levedad de la luz, las grandes montañas…

La vieja aldea de pescadores es hoy capital del turismo y alrededor del pueblo claro y recogido” que retrataba Miró hoy florece una oferta de ocio y descanso incomparable. Sus hoteles, entre ellos el Carlos I y el Centro Mar, son un ejemplo de posibilidades múltiples adaptadas a las diferentes necesidades de los viajeros, sea un anglosajón que viene sin compañía, como el amigo del protagonista de la novela, sean una familia, una pareja o un grupo de amigos. Y dice el tal Sigüenza que “Ese varón británico todavía trae ropas de invierno con unos rasgos de benignidad de primavera…”, evidencia de la diferencia climática entre su origen y su destino, como les ocurre a muchos visitantes que desde el centro o norte de España y de Europa confluyen en Benidorm.

En este caso novelesco el viajero amplía su recorrido hasta Callosa de Ensarriá: “…un pueblo moreno, acortezado, encima de una hoyada verde, como si fuese toda una mata inmensa de calabazar maduro, que cuelga en la peña el montón de fruto carnoso”, un ejemplo mas de las visitas que cualquier viajero inquieto que se aloje en los hoteles Carlos I y Centro Mar puede programarse, si lo desea, alquilándose un coche en su recepción y disponer así a su libre albedrío. El capítulo acaba cuando Sigüenza encuentra, en el portal de una venta, dormido relajado al caballero inglés y sentencia:

 “¡Levante! Levante era más poderoso que la sabiduría británica…”

 La obra completa se puede descargar desde aquí.

Toni Gil.

De la Asociación de la Prensa de Alicante.

Categorías: Uncategorized

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*

Ofertas & Escapadas

Lanzamos ofertas periódicamente. Visítenos pronto para no perdérselas.